16 oct. 2011



Cada pensamiento nuestro, en el cual creemos, provoca una actitud. Nuestras actitudes son fruto de nuestras creencias. Nos movemos de acuerdo con ellas. Cada actitud nuestra mueve energias a nuestro alrededor y promueve una reaccion. Es como cuando estamos dentro de una piscina. cualquier gesto mueve el agua en ondas que van y vienen, reaccionando a nuestro contacto.