3 nov. 2011

Lo bueno de las vacaciones es despertar y tener que decidir si vas a desayunar o a almorzar.